La forma más habitual de representar los precios en el análisis técnico son los gráficos de barras, aunque cada vez más se incorporan los de velas.

En los primeros gráficos, cada barra representa una unidad de tiempo que puede ser un mes, una semana, un día, una hora, etcétera. A su vez refleja cuatro precios: El precio máximo del período es el extremo superior de la barra, además cuenta con el precio mínimo (el extremo inferior); el de apertura (una pequeña muesca horizontal situada en el lado izquierdo de la barra) y el precio de cierre (la pequeña muesca horizontal del lado derecho de la barra). Cuanto mayor sea el tamaño de la barra, la distancia entre el mínimo y el máximo de la sesión) mayor será la volatilidad.

Los gráficos de velas japonesas, como así se conocen, muestran en cada vela los mismos cuatro precios que los gráficos de barras, aunque con algunas especificaciones más: Si la apertura es menor que el cierre el cuerpo de la vela es blanco (o de tonos claros) y el precio de apertura será el extremo inferior del cuerpo de la vela. En caso de que el cierre sea inferior a la apertura el cuerpo de la vela será negro (o de colores oscuro) y el precio de apertura será el extremo superior del cuerpo de la vela.

El cuerpo de la vela es la zona comprendida entre la apertura y el cierre de la sesión. Las líneas que salen del cuerpo hasta marcar el máximo y el mínimo de la sesión se llaman “mechas” o sombras. Si el máximo de la sesión coincide con el precio de apertura o cierre la vela no tendrá sombra superior. Y si el mínimo de la sesión coincide con el precio de apertura o cierre la vela no tendrá sombra inferior.

En el caso de que el cuerpo de la vela sea muy pequeño, el color pierde algo de importancia, ya que la sesión habrá estado muy igualada entre alcistas y bajistas. Estas velas de cuerpo pequeño, sea cual sea el color, se conocen como “spinning tops”.