En este último episodio, seguimos con el diálogo entre Dani Caverzaschi y Juan Luis García Alejo, Director de Análisis y Gestión de Inversis. En el video, Dani le plantea diversas cuestiones económicas. Más abajo tienes las respuestas didácticas de García Alejo.

“Mentoring Dani” es el reto que aceptó Inversis Banco. Nos hemos propuesto trasladar nuestra experiencia en gestión activa a un auténtico experto en valores; esta vez humanos: Daniel Caverzaschi, un joven de 19 años que representó a España en las Paralimpiadas de Londres 2012, en la modalidad de tenis en silla de ruedas.

Queremos ser parte de sus logros, pero también de su esfuerzo, no sólo en la cancha de tenis sino también en su vida académica. Por eso, Daniel, estudiante de Economía de la Universidad de Warwick (Inglaterra) va a tener a su disposición a los analistas de Inversis, y a toda la comunidad de Facebook para interactuar, preguntar sus dudas y compartir sus avances deportivos, académicos y humanos.

 

Dani Caverzaschi (P): ¿Qué diferencias hay entre el Banco Central Europeo y la Reserva Federal?

Juan Luis García Alejo (R): Sin entrar en muchísimas disquisiciones, primero podemos decir en qué se parecen. Ambos, como el Banco de España, o el Bank of England o tantos otros son las autoridades monetarias de cada país o área geográfica. A partir de ahí, se pueden establecer muchísimas diferencias entre todos ellos, no ya sólo la FED y el BCE. En general, al hablar de autoridad monetaria lo primero es entender su grado de independecia en la toma de decisiones y los objetivos que tiene fijados.

El tema de la independencia es un atributo que es condición básica de la credibilidad. Un banco central no puede ser una entidad dependiente del gobierno. La ejecución de las herramientas de la política monetaria (¡y otras!) debe permanecer fuera del alcance de las cuestiones políticas.

En segundo lugar, hablábamos de los objetivos marcados. Hay entidades que tienen como primer objetivo el control y la estabilidad de los precios. Éste es el caso del BCE. Cómo alcanzar este objetivo y otros intermedios es tarea del BCE. Antaño, el diseño de los sistemas financieros permitía llegar a esos objetivos, basándose en la política de tipos de interés. Actualmente, la ejecución de la política monetaria se ha enriquecido notablemente. Gestión de la oferta de dinero a largo plazo; gestión del tipo de depósito en el BCE, operaciones de recompra de deuda pública o privada en mercados secundarios, la gestión de las expectativas…

El control y la estabilidad de los precios es el primer objetivo del BCE

Otro tipo de entidades van más allá del mero objetivo de precios / inflación. Así, por ejemplo, el objetivo de la FED se dice que es dual porque además de vigilar los precios, vigila el nivel de empleo.

También es cosa de muchos bancos centrales otro tipo de tareas igualmente relevantes: controlador de los flujos de divisas y del tipo de cambio; supervisión bancaria; agencia de resolución; tutor de la garantía de depositantes…

En resumen, cada banco tiene un mandato propio. Y como ves los de la FED y del BCE son bien diferentes.

La función de la Fed es dual: vigilar los precios y el nivel de empleo

(P): Y los paraísos fiscales… ¿por qué siguen existiendo?

(R): Podemos entender por paraíso fiscal aquellas zonas económicas que mantienen un régimen fiscal opaco que pueda funcionar como refugio de dinero que en otras jurisdicciones estaría gravado de forma más elevada. Son zonas que escapan a la normativa internacional y en las que se ejercen ciertas formas de dumping fiscal.

Los países son libres para regular sobre el secreto bancario, sobre cómo gravan las operaciones de capital o como regulan los mercados financieros en sus respectivos países. La tendencia hacia la globalización se ha llevado por delante la mayoría de las barreras financieras. Sin embargo, hay países que al amparo de la tesis de la opacidad “hacen negocio”. Si a este elemento le añades la posibilidad de escapar a cierto tipo de controles (por ejemplo los vinculados al blanqueo de capitales) entiendes que este tipo de países gocen de mala fama.

Es escandaloso cuando mezclas delito y paraíso fiscal; pero si un país quiere poner sus reglas para el dinero el juicio de valor no puede ser tan duro. Te pongo un ejemplo, ¿acaso no es una forma de dumping fiscal permitir que una CC AA tenga un régimen fiscal discriminatorio para atraer capitales? Esto ocurre dentro de España. ¿Qué te parece que un país como el nuestro diseñe normas a medida para proyectos individuales? Cambiamos las normas para atraer capital, ¿es lícito? ¿es moralmente aceptable? ¿es políticamente válido? Pues aquí lo hemos hecho con Adelson y su proyecto.

Es escandaloso cuando mezclas delito y paraíso fiscal; pero si un país quiere poner sus reglas para el dinero el juicio de valor no puede ser tan duro