Publicado en Finanzas.com

La evolución de Dia en bolsa es una historia de éxito. Basta echar un vistazo al gráfico histórico de su precio para apreciar una clara trayectoria ascendente. El último episodio de ese idilio con los inversores ha sucedido esta semana, en la que DIA ha vuelto a tocar máximos de todos los tiempos tras anunciar una operación de compra del grupo de supermercados El Árbol. La cotización de Dia recibió la noticia con alzas del 5,82%, tocando máximos históricos en los 7,088 euros. En este contexto, cualquier inversor se preguntará si Dia tiene potencial para seguir rozando el cielo o toca recoger beneficios.

David Navarro, analista de Inversis, cree que Dia sigue teniendo tirón. Explica que tiene esa compañía en cartera y no planea deshacer posiciones hasta que alcance los 7,5-8 euros. Asimismo, valora muy positivamente la operación, que va a suponer la adquisición de 450 nuevos puntos de venta a un precio que “no es excesivo”, pues Dia se ha limitado a comprar los supermercados por un euro, junto con el compromiso de asumir la deuda del grupo (unos 150 millones de euros).

En relación con esto, Navarro recuerda que Dia “tiene un historial que avala su capacidad de mejorar todo lo que compra” y “a poco” que logre elevar el ratio de valor ventas de El Árbol hasta el suyo propio implicará multiplicar su valor por tres. Para ello, Navarro cree que Dia se aprovechará de las sinergias que pueda haber entre los dos grupos, abaratando la logística y logrando que El Árbol asuma sus propios márgenes.

“Has ganado una cuota de mercado que de otra manera te hubiera costado. Y te quitas un competidor” en las zonas rurales de Castilla y León y Extremadura donde El Árbol es fuerte, insiste Navarro, quien añade que esta compra supone cumplir con el plan estratégico de Dia, en el que el grupo comunicó la venta de Dia Francia a Carrefour y la desinversión en China para seguir creciendo en países como España.

“Tienes una venta de un negocio deficitario Francia, que colocas por encima de lo que se esperaba, y lo utilizas para comprar una compañía sin soltar caja, que es competidora tuya en puntos donde no compite nadie más que ella. No veo más que ventajas”, repite Navarro.

Lee el artículo completo en Finanzas.com