Publicado en Expansión.com.

No es lo mismo invertir 30.000 euros que 300.000. El número de activos que tiene que tener una cartera depende, entre otras cosas, del patrimonio invertido. Los expertos coinciden en las ventajas de la diversificación pero con límites y solo entre los mercados y activos con mejores expectativas de revalorización.

A la hora de hacer una cartera de fondos, los expertos defienden la diversificación, pero hasta cierto límite, controlando el número de activos. En primer lugar, por una cuestión de coste, ya que “para 30.000 euros, más de cinco o seis fondos se convierte en una tarea difícil por el mínimo de inversión exigido incluso en la categoría minorista”, recuerda David Sánchez, analista de fondos de Inversis Banco. La diversificación, por tanto, depende en gran medida del patrimonio que se va a invertir. Para patrimonios que ronden los 30.000 euros, los expertos recomiendan entre cuatro y ocho fondos (ver carteras propuestas para un perfil de riesgo equilibrado), pero para una inversión diez veces mayor (300.000 euros), el número de activos apenas es del doble. “La teoría dice que la diversificación máxima estaría entre 10 y 14 activos, ya sean fondos o acciones. Con un número mayor, la descorrelación ya no aporta”, asegura Sánchez. La descorrelación, precisamente, permite reducir el riesgo sin potencialmente disminuir la rentabilidad total de la cartera.

Una de las ventajas de los fondos de inversión es que, por definición, ya están diversificados aunque estén especializados en un sector, área geográfica o tipo de activo. Tienen limitaciones para invertir en un determinado valor. Y si se trata de un fondo mixto flexible, aquel en el que el gestor puede invertir en el tipo de activo que quiera sin restricciones, la diversificación con un único producto es casi total. De ahí que este tipo de fondos sea el punto de partida las cestas de fondos que elaboran en muchas firmas de asesoramiento. “Para un perfil intermedio los fondos mixtos son nuestro ‘core’. Buscamos gestores que hayan mostrado una gestión flexible con diferentes riesgos”, explica el analista de Inversis.

Lee el artículo completo en Expansión.com