A la hora de invertir, cada vez son más los ahorradores que buscan asesoramiento financiero. Así se desprende del Anuario 2012 sobre el Asesoramiento Financiero e Inversión en España, elaborado por Inversis en colaboración con el IEB y presentado recientemente. En concreto, el 97,4% de las personas encuestadas utiliza ya algún tipo de asesoramiento para sus finanzas, lo que supone una subida de 18,5 puntos porcentuales respecto a 2011.

Si echamos la vista a atrás, “en los últimos dos años hemos podido ver con intensidad las consecuencias de un deficiente asesoramiento e incumplimiento de la regulación”, afirmó al respecto Carlos Moreno de Tejada, director general de Inversis Banco, en la presentación del Anuario 2012 y continuó: “No es casualidad que los problemas surjan cuando las cosas van mal”, a lo que añadió que, en este sentido, han ido creciendo las empresas de asesoramiento financiero (EAFI), aunque no exactamente en tamaño, sino en consolidación.

Y es que, la crisis empuja en cierta manera a los ahorradores a utilizar el asesoramiento para que sus finanzas salgan airosas, pero, ¿por qué tipo de asesor se decantan? Según el Anuario de Inversis e IEB, el más utilizado es el de la entidad bancaria con la que operan (en un 87,3% de los casos, frente al 54,2% en 2011).

Una vez elegido el tipo de asesoramiento que necesitan, el siguiente paso es detallar qué productos serán objeto de dicho asesoramiento. Del Anuario 2012 se desprende que las dos terceras partes de los encuestados utilizarían un servicio de asesoramiento financiero en materia de compra-venta de acciones que coticen en mercados de valores, y algo más de la mitad cuando el objeto de la inversión fuese la compra-venta de participaciones en fondos de inversión.

La contratación del servicio de asesoramiento para operaciones sobre renta fija o con productos estructurados lo realizaría el 40% de los participantes en la encuesta del estudio. Este porcentaje se reduce a algo menos del 25% en el caso de los derivados y se establece en poco más del 10% en el de los warrants, datos que constatan que quienes invierten en dichos productos tienen un perfil muy especializado y que conocen en profundidad su ámbito de inversión.

Ahora bien, quienes aún no cuentan con un asesor financiero, ¿estarían dispuesto a tenerlo? El 68,4% responde de forma afirmativa, aunque matizando que para ello debería mejorar realmente el rendimiento de su inversión, y que resultase también económicamente productivo en cuanto a la balanza entre el coste que implica y los resultados finales garantizables, lo que en términos reales supondría la vuelta general de la confianza del cliente en las finanzas.