Publicado en ABC, por Cristina Vallejo.

Angela Merkel barrió en las elecciones. Consiguió casi una mayoría absoluta, pero quiere un Gobierno fuerte y pactará, seguramente, con el SPD. Los inversores sabían que la canciller iba a repetir mandato. Y quizás no influyera en nada el resultado electoral. O sí. Puede que el mercado haya interpretado que Merkel y las políticas de austeridad ganan legitimidad. Efectivamente: sale fortalecida y puede que ello sea malo para la periferia europea.

A partir de ahora, como comenta Juan Luis García Alejo, de Inversis Banco, podemos ver algo de incertidumbre hasta que se cierre la formación del Gobierno alemán, pero no una volatilidad excesiva.

Como añade también García Alejo, la reelección de la canciller no es una mala noticia. “Merkel ha demostrado que es estricta, pero también pragmática. Se ha mostrado como una convencida de que de la crisis se sale con reformas intensas y persistentes, pero todos han flexibilizado sus posturas en el último año. La exigencia de políticas reformistas siempre tiene un coste, pero no hay motivo para pensar que en los próximos meses veremos una política muy diferente de la vista hasta ahora”, comenta este analista.

Lee el artículo completo en ABC 

Descárgate el artículo en pdf