Celebra el Día de la Madre como se merece, a lo grande. Haz que su día sea lo más especial posible, donde prevalezcan las emociones. ¿Cómo? Desde el Observatorio de Inversis te proponemos un plan con regalos originales, a prueba de crisis, que acompañen a un sentido “¡Te quiero, Mamá!”

Regalo original Nº 1: Un día a día feliz

Los regalos originales no siempre tienen por qué ser caros. ¿Qué te parece si esta vez dejamos atrás los objetos suntuosos y probamos con algo sencillo? Regálale un día a día feliz. Madruga como el que más y plántale un besazo mientras le recuerdas lo mucho que te gusta pasar tiempo con ella.

Regalo original Nº 2: Una llamada madrugadora

¿Que no estáis en la misma ciudad, país o continente? Poco importa. Prepárate un mini discurso que irradie cariño, el mismo con el que ella te bañaba de pequeño, y recítaselo a primera hora del día. Le harás sentir la madre más querida del mundo. Un regalo que, aunque se repita un día sí y otro también, nunca dejará de ser original.

Regalo original Nº 3: El centro del Universo

¿Quién decía que el Sol era el centro del Universo? En el Día de la Madre los planetas se alinean para que tu madre -sí, tu madre- ocupe ese lugar. No hay excusa que valga, ni reuniones ni viajes ni si quiera un gripazo monumental. Déjate llevar por los lazos familiares y obsequia a tu madre con una visita inesperada: Tú eres el regalo, ¿qué tal presentarte con un postre casero para acompañar?

Regalo original Nº 4: Nada de conflictos

Si ni el bono alemán ni el Ibex 35 te quitan el sueño a diario, no aproveches el Día de la Madre para generar un conflicto diplomático por cualquier cosa. Es un día de celebración, aprovecha para proponerle hacer actividades en familia y en plena naturaleza: escapadas, senderismo… o simples merendolas como las de la infancia. Nunca viene mal desconectar y cargar baterías, esta vez las propias, no las del móvil.

Regalo original Nº 5: ¿Algo material?

Si aun así quieres regalarle a tu madre algo material, evita artículos funcionales. Que sea el Día de la Madre y que a ella se le haya acabado su perfume, pintalabios o abrigo favorito no te exime de estrujarse el cerebro en busca del obsequio ideal. Prueba por dirigir tu pensamiento hacia el ámbito tecnológico. ¿Qué te parecen unos auriculares pulsera, una funda sumergible para smartphone o un mini bolígrafo plegable para el llavero? Pon tu imaginación a volar. ¡Estás a tiempo de encontrar el regalo perfecto!