Comenzamos el resumen semanal de estrategia centrados en el BCE y el euro.

Tipos mantenidos y sin nuevas medidas, lo esperado. Nuevamente el principal mensaje va para la divisa, pero en este caso en sentido contrario al de enero: “euro” frenado. Comenzando por el euro, reconoce que no es un objetivo de política monetaria, pero que sí es importante en la medida en que afecta a las expectativas de inflación (algo similar a lo dicho por el nuevo Presidente del BoE…).

Nos quedamos con otra de las claves de sus discurso, “vigilaremos de cerca la evolución de los mercados monetarios”, que sí parecen lanzar una señal sobre que el nivel del euro “importa”, y esto resta cierta fuerza en este punto al movimiento apreciatorio del mismo.En cuanto a la visión macro, mantiene la incipiente confianza advertida en enero, refiriéndose a mejoras a lo largo del año, sin prisas. Buena modulación del optimismo: existe pero muy moderado (¿será para no alimentar al euro?).Muchas preguntas y pocas respuestas sobre Irlanda y su reestructuración de deuda bancaria.

Semana en la que, además del BCE, también se han pronunciado otros bancos centrales:

– BOE que no mueve ficha ni en tipos ni en medidas y siendo más importante el relevo en la Presidencia, que la decisión (esperada).

– FED, dividida. Por un lado los partidarios del QE. Por el otro, llamativo y significativo “aviso a navegantes” sobre algunos mercados de deuda.

– Banco de Australia: mantiene tipos en el 3% (esperado), pero reconoce que existe margen desde los precios para relajar la política monetaria más allá de dichos niveles.

– Banco Central Chino: muestra preocupación por la inflación importada por las agresivas políticas monetarias externas y los mayores costes agrícolas.Cada vez menos probable una nueva rebaja de tipos en China.

Divisas

Semana clave para el euro habiendo iniciado en zona de resistencia extrema y donde se ha producido un cambio de sentimiento significativo, especialmente tras las palabras de Draghi mostrando su preocupación por el efecto que una moneda demasiado fuerte puede ejercer sobre el crecimiento y la inflación en Europa.En Japón sorprende el ministro Japonés de Finanzas comentando que la depreciación del yen ha sido demasiado rápida. No descartamos un pull back técnico después de que el yen se haya depreciado más de un 20% desde los mínimos de Septiembre del año pasado.

Materias primas

El precio del oro sigue sensible a las noticias sobre la economía norteamericana. La continuidad de la política monetaria de la Fed, el mantenimiento de los tipos de interés bajos y el repunte del crecimiento, han favorecido al oro. El petróleo, se vuelve a apreciar una semana más y se empieza a acercar a la parte alta del rango que tenemos previsto: 120 USD. Vemos también que el margen entre el WTI y el Brent se ha agrandado.La caída de los precios de algunos cereales vendría explicado por la publicación de las estimaciones de oferta y demanda por parte de la Agencia de Agricultura de Estados Unidos que prevé un incremento de los inventarios de Maíz mayor de lo esperado.

Renta Variable

El mercado está en lo que muchos analistas llaman fase de distribución, esto es, todo el mundo esperando a que retroceda para volver a entrar, pero a la vez creando una inercia que hace difícil esa corrección. De momento las subidas han parado, pero seguimos sin tener extremos en indicadores adelantados como el investor sentiment. Si bien no es necesario lanzar una señal de venta, sí lo es de reducir en los sectores/mercados de más beta (volatilidad), como lo son financieras o Ibex/Euro Stoxx 50. Al menos por precaución.

Fondos

Ruffer Total Return: Fundada en 1994 por Jonathan Ruffer, se mantiene independiente con 44 socios. Gestiona £14 billion bajo la misma filosofía de inversión. 170 empleados, de los que más de 84 pertenecen al área de gestión y análisis. Equipo de análisis macro y asset allocation de reconocido prestigio a nivel global. Estrategia de rentabilidad absoluta, consistente desde 1994, buscando dos objetivos de inversión: Preservación de Capital (evitando pérdidas en periodos rolling 12 meses) y rentabilidades reales consistentes (duplicando la tasa libre de riesgo y la inflación).

Axa Short Duration High Yield: Gestionado por el equipo de Axa en Nueva York, se diferencian frente a los fondos tradicionales, ya que no utiliza un índice de referencia por lo que le permite concentrarse en bonos de alta calidad (BBB, BB y B un 80% de la cartera), mantiene una duración inferior a tres años (para vencimiento o recompra) y realiza una gestión activa (aprovechándose de eventos corporativos).

Para más información y análisis consulte el Informe Semanal de Estrategia Completo.