Publicado en Finanzas.com

Apple se ha llevado el gato al agua en el caso que enfrentaba a la mayor cotizada del mundo con su principal competidora, Samsung. El juzgado californiano encargado de decidir en uno de los pleitos más sonados por derechos de propiedad intelectual determinó el viernes pasado -cuando los mercados ya estaban cerrados- que la coreana ha infringido seis patentes de la empresa fundada por Steve Jobs y le impuso una indemnización de 1.000 millones del dólares. El veredicto inicial del parqué no dejaba lugar a dudas este lunes: Samsung cayó un 7%, mientras que Apple subía casi un 2% en la apertura de Wall Street, tras recibir 11 recomendaciones de compra. Sin embargo, los expertos creen que el principal catalizador de la acción Apple no está en la batalla judicial con su principal competidor, sino en sus próximos lanzamientos, de cuyo éxito depende que el valor se coloque en 800 dólares. O incluso más allá.

En realidad, los analistas reconocen que el resultado del juicio podría suponer beneficios para Apple, derivados del pago de derechos por parte de los fabricantes que usan el sistema operativo Android. Por poner un ejemplo, si el fallo sólo es aplicable en Estados Unidos, Apple podría recibir comisiones por la venta de 30 millones de teléfonos en 2012, según estimaciones de los expertos de la casa Nomura, que creen que Samsung podría verse obligada a pagar 600 millones de dólares al año a Apple por este concepto (asumiendo una comisión de 20 dólares por gadget).

David Navarro, de Inversis, reconoce que el fallo es un impulso para Apple dentro de un sector como el tecnológico, “donde la innovación supone el 80% del valor de la compañía”. Sin embargo, cree que el potencial del juicio como catalizador de Apple es limitado: “El juicio de Samsung vale lo que vale: 1.000 millones, y eso le da a Apple para subir un 2% en bolsa”.

Puede leer la noticia completa en Finanzas.com