Publicado en Cotizalia

Italia se ha convertido en el epicentro de los últimos temblores de los mercados. Las tensiones políticas en un país calificado de “ingobernable” tras los últimos comicios han roto el frágil equilibrio que imperaba a pie de parqué en los últimos meses. Los riesgos vuelven a planear sobre las bolsas y eso queda reflejado en la renta variable, donde todos los índices europeos se mueven con caídas de entre un 2% y un 4% y también en los mercados de deuda.

La prima de riesgo española ha repuntado nada más comenzar la sesión alrededor de 50 puntos básicos hasta volver a tocar los 412 puntos básicos, si bien después se ha relajado hasta los 377 actuales. Misma radiografía para Italia, donde el diferencial ha subido en los primeros minutos de cotización desde los 295 hasta los 347 puntos, para después situarse en los 333 que marca ahora. Así las cosas, el spread o diferencia que separa a ambos diferenciales se sitúa en apenas 46 puntos. Hay que remontarse hasta el pasado 8 de junio para encontrar una diferencia menor, cuando 44 puntos separaban entonces ambas primas de riesgo.

“El hecho de que se estreche el spread entre las primas de riesgo beneficia a España porque, en cierta forma, se desplaza el foco sobre nuestro país. Se pone de relevancia el hecho de que sigue habiendo riesgo latente en Italia y los inversores se deshacen de su deuda”, apunta María Muñoz, asesora financiera de Inversis Banco. Muñoz considera que “es complicado que la prima de riesgo española vuelva a alcanzar el nivel de los 450 puntos si no hay tensiones adicionales en el mercado”, si bien, espera semanas de dudas en las bolsas, a la espera de que se vaya vislumbrando el futuro político del país transalpino.

Lee el artículo completo en Cotizalia