En este último episodio, seguimos con el diálogo entre Dani Caverzaschi y Juan Luis García Alejo, Director de Análisis y Gestión de Inversis. En el video, Dani le plantea diversas cuestiones económicas. Más abajo tienes las respuestas didácticas de García Alejo.

“Mentoring Dani” es el reto que aceptó Inversis Banco. Nos hemos propuesto trasladar nuestra experiencia en gestión activa a un auténtico experto en valores; esta vez humanos: Daniel Caverzaschi, un joven de 19 años que representó a España en las Paralimpiadas de Londres 2012, en la modalidad de tenis en silla de ruedas.

Queremos ser parte de sus logros, pero también de su esfuerzo, no sólo en la cancha de tenis sino también en su vida académica. Por eso, Daniel, estudiante de Economía de la Universidad de Warwick (Inglaterra) va a tener a su disposición a los analistas de Inversis, y a toda la comunidad de Facebook para interactuar, preguntar sus dudas y compartir sus avances deportivos, académicos y humanos.

Dani Caverzaschi (P): ¿Qué son las posiciones cortas?

Juan Luis García Alejo (R): Lo intuitivo cuando las finanzas no son tu mundo es que en Bolsa pienses en comprar algo si te gusta y venderlo si no te gusta. La premisa para vender el valor es tenerlo. Si no lo tienes y el valor en cuestión va mal, has conseguido evitar una mala inversión. Sin embargo, existe la posibilidad de aprovecharse de un movimiento bajista de un valor y ganar dinero. Cuando te posicionas de esta manera en contra de un valor y tienes, por decirlo así, una posición “negativa” puedes decir que “estás corto” en el valor. Las posiciones cortas en activos financieros suelen ser un indicativo de que el mercado cree que un valor vale menos de lo que está cotizando. Sí es relevante entender que no son malas, ni especulativas, ni la fama que se les ha dado es merecida. El peligro que la gente percibe en las posiciones cortas no se deriva del hecho de que apuesten “al desastre” (¡si el valor va bien, el “desastre” es para el que se ha puesto corto!); si no de que las posiciones cortas suelen constituirse a partir de instrumentos derivados con apalancamiento.

[pullquote_left]Cuando la CNMV prohibe las posiciones cortas para moderar caídas y volatilidad no estoy nada seguro de que vaya a lograrlo. [/pullquote_left]

De forma sencilla: con poco efectivo eres capaz de hacer una apuesta muy elevada. Las posiciones cortas en general alimentan la liquidez y eficiencia del mercado. Cuando la CNMV prohibe las posiciones cortas con el objetivo de moderar las caídas y/o la volatilidad de los mercados no estoy nada seguro de que vaya a lograrlo. Te recomiento si tienes curiosidad un paper de nada menos que el Banco de la Reserva federal de Nueva York que desmitifica la utilidad de estas prohibiciones a la hora de parar las caídas. Los efectos suelen ser temporales y concentrados en el tiempo. Ahora bien, reconozco que de cara al público este tipo de movimientos les suena muy bien.

 

(P): He leído un poco sobre los hedge funds, pero ¿me puedes explicar un poco qué son y cómo funcionan?

(R): Creo que si a la figura del fondo hedge oponemos la figura del fondo tradicional tienes una buena imagen de lo que no son. Los fondos hedge pertenecen a una categoría de fondos invertibles que implementan estrategias no triviales, que emplean métodos de inversión no tradicionales, que están fuera de la normativa estándar de gestión. Son fondos menos transparentes y más caros que los tradicionales, pero cuando aciertan sus retornos son espectaculares. Una de las notas por las que siempre han sido mencionados es porque obtenían recursos al margen de lo que hiciera el mercado. Sus gestores eran tan hábiles como para subir si el mercado subía y subir si bajaba. Eso es historia. Son fondos que al estar al margen de la regulación más estándar son menos transparentes y menos líquidos. De hecho, tienen una tasa de “mortalidad” que creo recordar alcanza a un tercio de los mismos en el tercer año de vida.

Son también sinónimo de riesgo y de fraude de acuerdo con la historia más reciente de las finanzas. Hay historias fantásticas como la del fondo de Paulson, que fue capaz de prever la gran caída de los mercado en el 2008; pero que en el resto de sus iniciativas ha resultado ser menos brillante (por no ser más duro). O historias espeluznantes como el caso Maddoff. No se puede dogmatizar, hay fondos hedge buenos y malos.

 

(P): ¿Volveremos a tener burbuja inmobiliaria y crédito?

(R): No está a la vista desde luego; pero la economía se suele repetir a lo largo de los grandes ciclos. En todo caso, para tener algo parecido en España a una burbuja inmobiliaria necesitamos: depurar el elevadísimo stock de vivienda no vendida, que los precios caigan aún más (¡lo siento si ya has comprado!), y que el proceso de desapalancamiento privado cese. Después con el crédito creciendo y si los tipos son bajos y si acompaña algún shock externo positivo (por ejemplo vuelta de la inmigración), quizá entonces retorne una época de excesos para los precios. Pero me atrevería a decir que estamos a más de 5 años de que se den algunas de las condiciones para que esto ocurra.