Si la montaña no va a Mahoma, Mahoma irá a la montaña. Así dice el dicho popular y en el Gobierno de España esto lo quieren cumplir de ‘cabo a rabo’. Con la crisis económica instalada en la península, la imagen de España en el extranjero ha quedado perjudicada. Todas las semanas desde “ya no se sabe cuándo” el editorial de algún medio de comunicación extranjero suelta una píldora -o la caja entera- sobre la ‘penosa’ situación que vive nuestro país o sobre la clase política. Como la aplicación de reformas poco está influyendo en la mejora del sentimiento a lo español, mejor echarse la marca ‘España’ a la espalda e ir en busca de esas montañas, esta vez mediáticas, que revitalicen nuestra marca.

Y en eso andamos. Lo más reciente en esta senda patriótica transcurre en Nueva York, con la reunión este martes de Mariano Rajoy con el consejo editorial del diario The Wall Street Journal.

Lo cierto es que el viaje del presidente a Estados Unidos tiene su plato fuerte en la Asamblea General de la ONU, donde coincidirá con el Rey D. Juan Carlos. La asistencia de 193 países y de más de 200 ministros de Asuntos exteriores se traduce en una excelente pasarela abierta al mundo y que habrá que aprovechar, más que nada para mostrar una imagen amable que se traduzca en financiación contante y sonante. Para el ministro de Asuntos Exteriores y Cooperación Internacional, José Manuel García Margallo, “este hecho supone el momento ideal para explicar que España quiere tener un protagonismo importante en la escena internacional”.

Pero volvamos al Wall Street Journal. ¿Que por qué una reunión con su consejo editorial? Nada como intentar lavar la imagen negativa de la economía española que ofrecen los principales rotativos estadounidenses -aunque no solo ellos…- plantándose cara cara con el que quizá sea el más influyente de todos. ¿Servirá de algo? Quedémonos en que es mejor dejarse ver antes que eludir enfrentamientos mediáticos.

Este viaje encabezado por el presidente del Ejecutivo precede a dos hitos de gran relieve económico para España. Y es que esta semana viene marcada por el resultado de la auditoría de la banca por Olyver Wyman (viernes 28) y por la aprobación del proyecto de Presupuestos Generales del Estado para 2013 (jueves 27) en un Consejo de Ministros extraordinario, y que se registrará en el Congreso el próximo sábado 29. Que la marca ‘España’ asuma ambos hitos con la mejor imagen posible dependerá también del resultado de la reunión con el rotativo neoyorquino. Si es que los dichos están ahí por algo: si la revitalización de nuestra marca como país no regresa… vayamos en su búsqueda.