Podéis acceder al documento que contiene la opinión corporativa al completo en Slideshare y aquí compartimos un resumen ejecutivo.

EE.UU. – Las repercusiones del Brexit podrían retrasar el plan de la Fed de subir los tipos de interés. Las fuertes caídas que registraron los mercados financieros en el mes de enero no se tradujeron en una recesión a nivel estadounidense o a nivel mundial, por lo que tenemos un precedente reciente para el optimismo sobre la capacidad de la economía mundial para resistir las conmociones.
Europa – Sorpresa en el referéndum del 23 de junio. La victoria del Brexit ha sacudido los mercados. ¿Y ahora qué? Bien puede ser que la volatilidad se mantenga alta en los próximos días (¿semanas?), ya que, a pesar de todo, esto no deja de ser una cuestión política que no parece que vaya a resolverse en poco tiempo. Estrategia de inversión: ¡Hace falta flexibilidad! No está claro cuál pueda ser el resultado final de todo esto. Estamos ante un período de negociación de dos años con diferentes opciones, no descartándose la posibilidad de establecer una relación a la carta.

El Brexit no tiene necesariamente que ser un “momento Lehman”.  Un cambio del tipo y de la magnitud de la quiebra de Lehman se produce cuando se hacen añicos las creencias fundamentales en los mercados financieros. Por ejemplo (como inteligentemente señaló una fuente bien informada), antes de Lehman todos estaban convencidos de que trocear el riesgo en paquetes pequeños y venderlo a través de productos estructurados (sindicación del riesgo) era una buena idea, que reducía el riesgo global para el sistema financiero y permitía, al mismo tiempo, un mayor apalancamiento. Pues bien, esa creencia resultó ser incorrecta (se hizo añicos) y el masivo exceso de apalancamiento dio paso precipitadamente a un mercado sin creadores de mercado.  Por tanto, podemos responder a nuestra pregunta simplemente
respondiendo primero a esta otra: ¿Se ha resquebrajado alguna creencia fundamental en los mercados?
1. Si la pretendida omnipotencia de los bancos centrales y su capacidad para fijar y mantener los precios se tomase como una creencia fundamental, entonces lo que estamos presenciando es una especie de momento Lehman. Sin embargo, en nuestra opinión, nadie con un mínimo de inteligencia se ha apalancado de forma masiva y ha invertido en base a la premisa de que las políticas de Bruselas, el BCE y el BoJ eran una gran idea sostenible. De este modo, si estamos en lo cierto, la presunción de omnipotencia (y el apalancamiento masivo
posterior) no fue una “creencia fundamental” que se había resquebrajado.

corporativo
2. Entonces, tal vez la “creencia fundamental” era que el Brexit no ocurriría. Bueno, probablemente, una parte de los agentes del mercado concibió esta idea como algo posible (aunque sólo sea por el uso desmedido que los medios hicieron de esta palabra de moda). Sin embargo, los mercados financieros reaccionaron muy exageradamente, tal vez porque lo que en realidad representa una “creencia fundamental” es el hecho de que palabras de moda como Spainoyara, Departugal, Italeave o Frexit nunca se harán realidad. Por supuesto, con la llegada del Brexit, tal creencia fundamental se ha hecho añicos.  ¿Entonces qué? Para nosotros, el Brexit no tiene necesariamente que ser un momento Lehman en sí mismo, por el simple hecho de que, a diferencia del episodio Lehman, cuando la quiebra de uno de los grandes bancos inevitablemente condujo a la caída de otros, queda por ver si el Brexit arrastrará hacia abajo a otros países.  Tenemos que definir un escenario central y trabajar con esta hipótesis. Pues bien, en nuestro escenario central prevemos una UE que responde como siempre lo ha hecho. Avanzando. Tal vez a un ritmo más lento, pero avanzando a pesar de todo
 España – El 26 de junio, tras el referéndum del Brexit, se celebraron nuevas elecciones. El resultado de los comicios fue bien acogido por los mercados. Se evitó el Sorpasso, con lo que PODEMOS se situó como tercerafuerza política y el PP como claro vencedor, lo que le coloca en una posición más fuerte para alcanzar un acuerdo de gobierno. Hará falta una coalición, pero ahora un nuevo Gobierno podría estar más cerca.
 China – Crecen los temores en torno a que este verano podamos asistir a otra tormenta de incertidumbre, cuyo epicentro sería, posiblemente, la política de divisas de China. Sin embargo, parece poco probable que elyuan vaya a padecer una perturbación extrema.
 India – El Gobernador del banco central de la India, Raghuram Rajan, anunció que no buscará una ampliación de su mandato de tres años, que termina en septiembre. Los temores a que la credibilidad del banco central,ganada con un gran esfuerzo bajo el mandato de Rajan, pueda verse socavada por el nombramiento de un Gobernador más maleable parece que están fuera de lugar.
 Japón – Las recompras de acciones propias en Japón han aumentado un 67% en términos interanuales en 2016 hasta mayo, debido a que los tipos negativos provocan una percepción errónea sobre la exactitud de la información procedente del sistema monetario.
 Brasil – El último mes ha aportado nuevas pruebas de que la economía de Brasil está comenzando a reactivarse. Aunque las recientes noticias económicas han sido mejores, han seguido dejándose sentir las repercusiones de la operación Lava Jato (el caso de corrupción en la estatal Petrobras).


México – A pesar de que los bancos del Reino Unido están presentes en algunos países (especialmente México), estas entidades se capitalizan a nivel local. Esto podría ayudar a explicar la relativa resistencia de los activos financieros en México y en la región en su conjunto.

 Argentina – La actividad económica sigue mostrando signos de contracción, debido principalmente a las medidas adoptadas por el Gobierno para reducir los desequilibrios heredados de Administraciones anteriores. Hay indicios de que el endurecimiento de la política, implantado en los últimos seis meses, está pesando sobre la economía real. Aun así, los analistas esperan una mejor segunda mitad del año, debido a los proyectos de infraestructuras planeados y a la IED (inversión extranjera directa).