Alfonso Amaro, director del Área de Medios de Andbank España

Madrileño, treinta y siete años, y setenta personas a su cargo en el banco. “Es una gran satisfacción y también una gran responsabilidad -comenta Alfonso-. Dirijo un equipo que conforma el  Área de Medios y que engloba desde Back Office de Valores, Fondos y Planes de Pensiones, pasando por Medios de pago, Soporte a Negocio, Administración, Organización, Servicios Generales, y Proyectos e Infraestructuras e IT. Proporcionamos los medios necesarios al resto de la organización para poder desarrollar gran parte de su actividad, desde hacer que una orden de compra de valores llegue a mercado hasta gestionar la seguridad de una oficina. Por poner un ejemplo, es realmente imposible imaginar la jornada laboral de un banquero sin la intervención de cada uno de los departamentos del Área de Medios”.Alfonso Amaro Andbank España

Días largos de trabajo y cortos de horas: “Mi día a día suele ser bastante ajetreado, el equipo es muy heterogéneo, con funciones muy dispares y todos requieren cierta coordinación y planificación. Encontrar un hueco libre en mi agenda no suele ser tarea fácil, afortunadamente tengo un equipazo, siempre están al quite y delego en ellos todo lo que puedo y más. Son increíbles”-reconoce Alfonso -.

Un trabajo que, como todos, tiene sus luces y sombras: “Nuestra función más importante consiste en prestar ayuda al resto de la organización en todo lo que está en nuestra mano, somos de algún modo proveedores de soluciones. Esa sensación que queda tras resolverle un gran problema a un compañero, percibir el peso que le has quitado de encima, es una pasada. Pero a veces, por más que te esfuerzas, trabajas y remueves Roma con Santiago, al final no puedes solucionar una incidencia a tiempo o no cumples con las expectativas de quien ha pedido tu ayuda; esta parte me frustra bastante”.

Alfonso Amaro Andbank EspañaAlfonso enfrenta su día a día en el trabajo igual que su pasión por la bicicleta: “Hay que pedalear constantemente para que se mantenga en movimiento. Si te paras, te caes”. “Mi gran pasión ha sido siempre el ciclismo, tengo bici desde los 3 años y nunca he dejado de pedalear. Practico mountain bike cada fin de semana, sábados y domingos a poder ser, 50-60 km cada día y me gusta salir temprano, a las 7:30 ya estoy dando pedales (así vuelvo prontito y no le robo mucho tiempo a la familia). Además, tengo la inmensa suerte de que mis amigos se han aficionado en los últimos años y participamos juntos en muchas de las marchas que se organizan en la Comunidad de Madrid, la última una ruta de 117km, de Madrid a Segovia atravesando la Sierra de Guadarrama, todo un reto que sin duda repetiremos”. Este deporte le aporta buena forma física, y también mental: “La bici es el mejor diván, cuando tengo alguna decisión difícil que tomar o alguna preocupación me ronda la cabeza, suelo encontrar solución mientras entreno. En esas 2-3 horas encuentro el tiempo y la tranquilidad de la que muchas veces no dispongo para reflexionar, y los aprovecho! Es una válvula de escape fantástica, el estrés acumulado de la semana desaparece en cuanto empieza la primera subida”.

Alfonso se define como una persona “muy extrovertida, creo, tengo mucho sentido del humor y me encanta reír, trato de buscar siempre la sonrisa de quien me rodea”. Las personas de su círculo más íntimo son su prioridad: “Mi familia y mis amigos son lo más importante, todo gira en torno a ellos. Lo hago todo con ellos, por ellos y para ellos; el resto es intercambiable, la familia y los amigos nunca. Tengo una hija de 3 años y ver cómo descubre el mundo y empieza a cuestionarse las cosas es maravilloso”.

Pero no se olvida del resto y aporta su granito de arena a la sociedad: “Soy donante de sangre, médula y órganos desde que cumplí 18 años. En los últimos dos años estoy donando por aféresis y trato de captar nuevos donantes siempre que puedo. La aféresis no es más que un tipo especial de donación que permite donar selectivamente una parte de los componentes sanguíneos, como glóbulos rojos, plaquetas o plasma, y es un procedimiento que dura solo un poco más que una donación normal y que se debe hacer en hospital pidiendo cita previa. ¿Por qué ahora dono por aféresis? Los pacientes de quimioterapia y radioterapia necesitan transfusiones de plaquetas en cada sesión para poder recibir el tratamiento, y con la donación por aféresis puedo donar el equivalente a 4-5 donaciones ‘normales’ y evitar así que alguien no reciba su tratamiento por falta de plaquetas disponibles”.