El término Abenomics es el resultado de la combinación de Abe -apellido del Primer Ministro nipón- y economics. “Abenomics”, “Abeconomía” o la fórmula Abe, así es como se conoce al conjunto de medidas económicas que propugna el gobierno de Shinzō Abe, presidente además del Partido Liberal Democrático (PDL) de Japón.

Desde su última llegada al gobierno el 26 de diciembre de 2012 –ya fue previamente Primer Ministro en 2006 durante un año- , Abe ha iniciado un programa integral de reformas a las que hoy se conocen como Abenomics. Este programa se fundamenta en tres pilares que califica como las “tres flechas” de la reactivación económica: una decidida flexibilización monetaria, una política ágil de estímulos fiscales y una estrategia de crecimiento que estimule la inversión privada.

Abe compara este enfoque con sostener tres flechas: “si se sostienen de forma separada, se puede doblar cada una de ellas, pero si se sostienen juntas, no se puede doblar ninguna”.

Para lograr esa reactivación económica se ha fijado, en primer lugar, el objetivo de situar la inflación en el 2% en el plazo máximo de 2 años. Para poder materializar este objetivo, Abe ha mostrado su idea de concertar un acuerdo con el Banco de Japón (BoJ), presidido por Harukiro Kuroda. En este sentido, el BoJ pretende abandonar la referencia de los tipos de interés y duplicar la base monetaria y su cartera de bonos del Estado.

Estas medidas de flexibilización económica han propiciado ya la depreciación del yen, intención que no ocultó Shinzō Abe en ningún momento al destacar que entre sus objetivos estaba estimular las exportaciones.

En la fórmula Abenomics también se incluye el apoyo fiscal a las empresas que incrementen la remuneración y devuelvan beneficios a sus empleados, la desregulación de distintos sectores y el incremento de la participación laboral, especialmente de las mujeres, para lograr mejoras en la productividad.