Publicado en El Economista 

Son varios los activos que han sufrido por esta expectativa, como las monedas de algunos países ‘en crecimiento’. La retirada de estímulos de forma gradual parece algo inminente, sin embargo, cuanto más se retrasen estos planes, menor será el impacto sobre sus divisas.

La historia de la economía puede tener una línea importante para escribirse en los próximos meses si llega el tan anunciado fin de los estímulos monetarios de la Reserva Federal (Fed). Las sucesivas rondas de flexibilización cuantitativa han tenido un impacto global a través del mercado, y su retirada también lo tendrá.

El optimismo que se desprende del último Libro Beige de la Fed, añade un motivo más para creer en el fin del dopaje de la entidad a la economía estadounidense. El manguerazo de dinero barato de EEUU inundó en su momento algunos mercados asiáticos y latinoamericanos y ahora, su retirada amenaza con llevar una sequía a estas regiones.

“La salida de reservas dista de ser preocupante”, indica el equipo de Inversis Banco, aunque desde la entidad siguen abogando por “un perfil de moderación en la compra de activos ligados a emergentes”.

Lee el artículo completo en El Economista