La crisis está causando estragos no solo en los bolsillos de todos, sino en el ánimo de muchos, lo que está haciendo revivir movimientos que se habían quedado un tanto dormidos, como el movimiento slow, vivir la vida con calma, o nuevas iniciativas, como el mood food. Una forma de entender la vida que defiende que comer determinados alimentos nos lleva a ver la vida con mayor optimismo y nos ayuda, en etapas de crisis, a alejarnos de la depresión, la ansiedad o la melancolía.

Miguel Ángel Almodóvar, investigador y experto en alimentación, es la cabeza visible en España de este movimiento, muy extendido en Estados Unidos y Japón. El origen del mismo está en los estudios que, a mediados de los ochenta, presentaron científicos del Instituto Tecnológico de Massachussets, que demostraron que un puñado de cerezas, por sus nutrientes, es mejor que cualquier medicamento antidepresivo.

En su libro “Mood food. La cocina de la felicidad”, que Almodóvar ha presentado estos días, el autor explica que las propiedades de algunos alimentos activan neurotransmisores como la serotonina, que aumenta la tolerancia al dolor, reduce la irritabilidad y mejora la calidad del sueño. Incentivan, además, la producción de endorfinas, dopamina y noradrenalina, con un efecto positivo en nuestro estado de ánimo.

Según esta filosofía, alimentos contra el desánimo y la crisis serían plátano, aguacate, garbanzos, aceite de oliva, chocolate, frutos secos y cereales, por citar solo algunos. Así que, ya sabe, si llegan más recortes y la cuenta corriente está en números rojos desde la primera semana de mes, antes de recetarse un Prozac, pruebe con un puñado de cerezas.