Marian Fernández, responsable de Estrategia de Inversis Banco, explica en este vídeo si seguirá debilitándose el euro, qué medidas harían bajar con fuerza al euro y las oportunidades de inversión en divisas.

¿Seguirá debilitándose el euro?

“Esperamos que sí, que siga debilitándose, hasta el rango del 1,25-1,35. ¿Por qué? Primero, por el diferencial del tipo de interés, que apunta que el euro en estos niveles está sobrevalorado; segundo, por las diferencias de economías, EEUU está creciendo mucho más que lo que lo está haciendo la zona euro y tercero, por la diferencia de políticas monetarias de los bancos centrales”, comenta Fernández.

¿Qué medidas del BCE harían bajar con fuerza al euro?

“Sin duda la medida de las medidas es la compra de activos de deuda pública, lo que ocurre es que no pensamos que vaya a ser una medida inmediata, que va a depender que realmente los datos económicos, sobre todo las perspectivas de inflación, vayan a bajar. Pero sobre todo el QE ha hecho que en otras economías, en la americana, ha hecho que el dólar no haya estado fuerte durante estos años aunque la economía ha ido a más. No creemos que ni la bajada de tipos, ni el tema de mayores medidas de liquidez en principio vaya a impactar. Ese rango creemos que es bastante sólido, ese 1,25, y solo sería superado con un QE de impacto”, explica la experta.

Oportunidades de inversión en divisas

“La primera el dólar, con ese rango 1,25 – 1,35, que sería para nosotros la opción más clara. Tampoco hay tantas dentro del mundo de las divisas. La segunda sería la libra esterlina que creemos que va a seguir fuerte en relación con el euro porque es una economía, la británica, que está dando muestras de una fortaleza incluso mayor que la americana, porque podría ser la primera economía en subir los tipos de interés, y porque es una divisa sobre la que el banco central no está incómodo en relación con la revalorización que ha vivido. El resto de divisas, y particularmente las emergentes, creemos que han vivido ya su momento, su recuperación, estamos en niveles de normalización, que por lo tanto las oportunidades son muy estrechas.