Publicado en Expansión.

El presidente del Banco Central Europea (BCE), Mario Draghi, anunció ayer una sorpresiva bajada de un cuarto de punto porcentual de los tipos de interés en la eurozona, hasta el mínimo histórico del 0,25%, y la prórroga de las subastas de liquidez hasta julio de 2015. Estas medidas tienen efectos directos sobre la economía.

Uno de los mensajes que destacó ayer Draghi fue que la bajada de los tipos de interés contribuirá a impulsar el crédito para las empresas y los hogares de la zona euro. La cuestión es que con esta medida el BCE abarata la financiación de la banca y, además, asegura la liquidez al anunciar la prórroga de las subastas trimestrales hasta julio de 2015. La combinación de estos estímulos debería traducirse en una mejora del flujo de crédito. Marian Fernández, Directora de Estrategia de Inversis Banco, asegura que las subastas de liquidez son “una noticia muy positiva, particularmente en un momento en que el exceso de liquidez se ha reducido de forma significativa, y teniendo en cuenta que en los próximos meses conoceremos los resultados de los test de estrés bancarios”.

En cuanto al abaratamiento de las hipotecas, los españoles podrían sentir en sus propios bolsillos la última decisión de Draghi, ya que es probable que suponga una reducción de las cuotas hipotecarias. David Navarro, analista de Inversis, ha considerado que la tendencia bajista del Euribor no será tan profunda, al considerar que el índice ya había descontado otra rebaja del precio del dinero. “En todo caso bajará de cara al año que viene y si se mantiene la política acomodaticia del BCE”, ha vaticinado.

Lee el artículo completo en Expansión 

(Versión PDF)